Ascensor panorámico

Ascensor panorámico

Una de las posibilidades más atractivas de visita cultural a la Basílica del Pilar es la subida a través del ascensor panorámico ubicado en una de sus torres, concretamente la de San Francisco de Borja.

Tras un ascenso de 62 metros en 20 segundos, el visitante se encontrará con dos tramos de escaleras y una estancia de descanso antes de llegar al mirador superior, acristalado y situado a 80 metros del suelo. Las perspectivas de las cubiertas de la Basílica del Pilar y de la extensa ciudad de Zaragoza son únicas y privilegiadas.

Un característico río Ebro y un mar de cúpulas quedan a los pies del visitante. Una mirada de 360 grados que recorre Zaragoza desde las alturas y que se convierte en una impactante experiencia en el interior de uno de los santuarios marianos más importantes del mundo católico.