Coro y trascoro

Coro y trascoro

El coro se comunica con el Altar Mayor a través de la denominada Vía Sacra, ubicada en la nave central de la catedral. Fue mandado construir por Dalmau de Mur, cuya lápida se encuentra en el suelo del coro. Fue realizado entre 1445 y 1456, y en él destaca su imponente sillería gótica, con 117 asientos en dos pisos tallados en roble. Alterna una decoración sobria, basada en motivos vegetales y heráldicos con otra más llamativa en las sillas de presidencia, doseladas y decoradas con relieves heráldicos y representaciones de San Pedro y San Pablo.

Cierra el conjunto una bella reja de bronce dorado realizada por el escultor Juan Ramírez.
Respecto al trascoro, sus obras se iniciaron en 1557, y se prolongaron hasta comienzos del siglo XVII por motivos económicos. No obstante, se mantuvo el mismo sistema arquitectónico, que sirve de encuadre para los distintos altares y para las imágenes de bulto y escenas en relieve de santos aragoneses.